lunes, 3 de marzo de 2014

Hay más especialistas que se cuestionan la seguridad de la terapia de testosterona para los hombres mayores

La Sociedad de Endocrinología se hace eco de las dudas recientes de la FDA sobre los populares complementos
Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: lunes, 17 de febrero, 2014
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 17 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Tras el anuncio reciente de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. de los peligros potenciales de usar complementos de testosterona para los hombres mayores, otro grupo de expertos expresa sus dudas sobre esos tratamientos populares.
En una declaración, los especialistas en la terapia hormonal de la Sociedad de Endocrinología (Endocrine Society) afirmaron que los riesgos y los beneficios de los complementos de testosterona para los hombres mayores con una reducción del nivel de testosterona relacionada con el envejecimiento deben investigarse con más cuidado.
Se debería advertir a los hombres mayores que piensen seguir dichos regímenes sobre los posibles riesgos, sobre todo los eventos relacionados con el corazón, como los ataques cardiacos o los accidentes cerebrovasculares (ACV), indicó el grupo.
La Sociedad de Endocrinología publicó la advertencia después de que tres estudios recientes revelaran que la testosterona podría no ser segura para los hombres mayores con antecedentes de enfermedad cardiaca. Los estudios hallaron que estos hombres sufrían más eventos cardiacos que los hombres que no seguían la terapia de testosterona.
Por ejemplo, en un estudio publicado recientemente en la revista PLoS One, se halló que los hombres menores de 65 años con antecedentes de enfermedades cardiacas tenían un riesgo mayor de ataque cardiaco, y también los hombres con mayor edad, incluso si no tenían antecedentes de la enfermedad.
La terapia de testosterona se ha anunciado ampliamente como un modo de ayudar a los hombres que envejecen a mejorar su deseo sexual y a recuperar su energía, y el uso de los complementos está en aumento. Aunque la FDA aprobó la terapia de testosterona para el tratamiento de las enfermedades relacionadas con los testículos, la pituitaria y el hipotálamo, no tiene la aprobación para el tratamiento del declive del nivel de testosterona relacionado con la edad.
A principios de este mes, la FDA anunció que está "investigando el riesgo de ACV, ataque cardiaco y muerte en hombres que toman los productos de testosterona aprobados por la FDA", basándose en los estudios recientes.
También se espera que el Instituto Nacional del Envejecimiento de los EE. UU. publique los resultados de la investigación sobre la seguridad de la testosterona. El estudio contó con unos 800 hombres mayores con un nivel bajo de testosterona y síntomas asociados con esta afección, como una disfunción sexual y física. Dado que la salud cardiaca de los hombres fue monitorizada cuidadosamente, se espera que la investigación aporte más claridad sobre la seguridad de la terapia de testosterona.
La Sociedad de Endocrinología añadió que se necesitan más estudios de gran tamaño, aleatorizados y controlados para investigar los riesgos y los beneficios del tratamiento para los hombres mayores. Mientras tanto, el grupo aconsejó que se debería avisar a los hombres de mediana edad y mayores que estén pensando en seguir la terapia de testosterona para tratar los declives relacionados con la edad de esta hormona sobre la posibilidad de los efectos secundarios relacionados con el corazón.
El grupo dijo que es especialmente importante para los hombres que hayan sufrido un ataque cardiaco, un ACV u otro evento cardiaco en los últimos seis meses que eviten la terapia de testosterona.
Por otra parte, la terapia de testosterona es segura y efectiva para el tratamiento de los hombres jóvenes con hipogonadismo (deficiencia de testosterona) que sea resultado de una enfermedad de los testículos, la pituitaria o el hipotálamo. Estos pacientes deberían hablar con su médico antes de hacer algún cambio en su plan de tratamiento.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: The Endocrine Society, news release, Feb. 7, 2014.
HealthDay

Los hombres que sobreviven al cáncer podrían vivir más si hacen ejercicio

Los que quemaban más calorías cada semana eran menos propensos a morir por cualquier causa durante el estudio


Robert Preidt
Traducido del inglés: miércoles, 29 de enero, 2014
MIÉRCOLES, 29 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Los hombres que sobreviven al cáncer podrían vivir mucho más si hacen ejercicio, sugiere un estudio reciente.

La investigación incluyó a más de mil hombres que sobrevivieron al cáncer en EE. UU., quienes proveyeron detalles sobre sus niveles de actividad física en 1988 y una vez más en 1993. Se les dio seguimiento hasta 2008.
Los hombres que quemaban más de 12,600 calorías por semana en actividad física eran un 48 por ciento menos propensos a morir por cualquier motivo que los que quemaban menos de 2,100 calorías por semana, hallaron los investigadores.

Los hombres más físicamente activos tenían un 49 por ciento menos de probabilidades de morir de una enfermedad cardiaca y un 38 por ciento menos de probabilidades de morir de cáncer, según el estudio, que aparece en la edición de enero de la revista Journal of Physical Activity & Health.
El número de supervivientes al cáncer en EE. UU. está en aumento, y viven más tiempo debido a un diagnóstico y tratamiento más tempranos, señalaron la coautora del estudio, Kathleen Wolin, epidemióloga de la Facultad de Medicina Stritch de la Universidad de Loyola en Chicago, y colaboradores.
"La actividad física se debe promover activamente a esos individuos para mejorar la longevidad", dijeron en un comunicado de prensa de la Loyola.

Los investigadores dijeron que numerosos estudios han mostrado que la actividad física ayuda a alargar las vidas de las personas sanas, pero ha habido poca investigación sobre la actividad física entre los supervivientes del cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare FUENTE: Loyola University, news release, January 2014
HealthDay

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144317.html